sábado, 1 de marzo de 2008

El desayuno de los Venezolanos.

Un día, un extranjero me preguntó: ¿qué desayunan los venezolanos? y fue de allí de donde surgió la idea de escribir las siguientes líneas.

Cabe destacar que este ensayo está basado en mi vivencia personal, ajustado a mi entorno y lo que he podido conocer. Las tradiciones culinarias varían mucho depende de la región; digamos entonces que muchos venezolanos se sentirán identificados con este escrito y quizás otros en menor medida.

El desayuno criollo venezolano (o folclórico tradicional) es arepas, con relleno y contornos. Las arepas son tortas circulares hechas de masa de harina de maíz precocida, mezclada con agua, un toque de sal y un toque de aceite. Algunas personas le dan un toque dulce con azúcar y anís, estas por lo general son fritas. En general, las arepas pueden prepararse fritas o asadas. Los rellenos varían (aguacate, huevo revuelto, queso blanco rallado, queso amarillo rallado, queso telita, queso guayanés, queso de mano, carne mechada, cochino, jamón endiablado, asado, etc) por lo general llevan queso y algún otro ingrediente de la preferencia del comensal. Los contornos son carne mechada, huevos revueltos, tortillas de huevo, chigüire, cochino, etc. Los contornos pueden ser rellenos y los rellenos contornos.

Este tipo de desayunos se come más que todo en el llano o en los pueblos. En la ciudad se suele comer estos desayunos los días domingo. Las distintas combinaciones de rellenos de la arepa suelen tener nombres. La más famosa de ellas es la “reina pepiada”, que está rellena con aguacate, queso blanco y pollo desmechado con un poco de lechuga y natilla, quedando todo esto en una mezcla bien cremosa. En el hogar de todos los venezolanos, sin distinción de clase social, está presente nuestra tradicional arepa. El común de la gente en su día a día desayuna también arepas, pero más sencillamente. Es decir, arepa con mantequilla y queso, por ejemplo.

Los desayunos también suelen ser sándwich de jamón y queso, bien sea de pan francés o de pan cuadrado. Hay quienes suelen desayunar en la panadería, más que todo la gente que trabaja en oficinas. Estos comen entonces “pastelitos de queso”, que son un pastel de hojaldre relleno de queso blanco o “cachitos”, que son unos panecillos horneados rellenos de jamón en pequeñas tiritas. Hay otra variedad de pasteles como el “mini-lunch” que es un pastel horneado de jamón y queso, pastelito de jamón (hecho de hojaldre), mini pan de jamón (el pan de jamón es una comida típica navideña el cual consiste en un pan como de 80 centímetros de largo, que se hornea con un jamón enrollado entre la masa interna junto a pasas y aceitunas), pastel de pollo, pastel de carne, empanada gallega, entre otros. Por su parte los niños que llevan desayuno al colegio llevan arepas o sándwich en sus loncheras. Es típico verlos en los recreos sacar su arepa o su sándwich envueltos en papel aluminio. También acostumbran a desayunar cereal. El típico desayuno para un niño que desayuna en la cantina del colegio son los tequeños y las empanadas. Los tequeños es una masa fina que recubre a un trozo largo de queso blanco que se derrite adentro al freírlo. Cuando los tequeños son de pasapalo suelen ser del tamaño de un dedo y, los típicos tequeños de desayunos de la cantina de colegio son aproximadamente de 25 a 30 centímetros de largo. Las empanadas están hechas de la misma masa de la arepa, sólo que se prepara en forma de media luna y su relleno queda sellado para así mismo freírlas con él a dentro, a diferencia de la arepa que después de asada o frita, se abre por el medio para rellenarla. Los rellenos más comunes de la empanada son: queso blanco, carne mechada, carne molida y cazón.

Las personas bajo dieta, sobre todo las mujeres suelen desayunar cereal. El más famoso es el Corn Flakes, y últimamente las mujeres se inclinan por el Special K. Otros cereales famosos son las Zucaritas y el Müsli. Es común que la mayoría de los venezolanos acompañen el desayuno con café. Algunos prefieren un “guayoyo”, que es un café negro medio aguado. Otros un café negro “cerrero” que es un café negro fuerte o muy concentrado. Quienes lo toman negro lo prefieren sin azúcar o con muy poca. La mayoría de la gente toma el clásico café con leche “marrón”, preparado con igual cantidad de leche que de café. El café marrón oscuro, tiene más café que leche. El marrón claro contiene más leche que café. Y está también el “teterito” que es prácticamente leche con sabor a café, es decir, la medida de leche es mucho mayor que la de café.

A parte del café, el desayuno se acompaña con jugos de frutas antes que cualquier refresco, bien sean jugos naturales o artificiales. Para los niños son famosos los “cuarticos de jugo”, los más reconocidos son de las marcas frica, yuquerí o los andes. Las personas ya adultas suelen pedir medio litro. Los sabores más populares son manzana, pera y durazno, aunque se encuentran sabores tropicales como la guanábana o mezclas exóticas como mango-naranja. Últimamente el té de limón o durazno ha calado en los desayunos. Sin embargo, la malta “Maltín Polar”, es clásica en Venezuela para acompañar el desayuno.


El venezolano tiene la costumbre de compartir ese momento con sus allegados: los niños en el colegio desayunan junto a sus amigos durante el recreo; en muchas empresas, el cafetín suele ser un punto de encuentro a tempranas horas de la mañana para compartir y conversar con los colegas o compañeros de trabajo; en los hogares. Los días domingo muchas familias acostumbran a desayunar reunidos, compartiendo en la mesa variados y abundantes desayunos-almuerzo a golpe de las 11:00 am. Dicen que el desayuno es la comida más imporante del día y, sin duda, aparte del valor nutricional y de los beneficios al biorrítmo en el que se fundamenta esta afirmación, debemos agregar que en nuestro país el desayuno es un momento para compartir, reforzando la bien merecida importancia que se le da a la primera comida del día.