viernes, 27 de febrero de 2009

Con una sonrisa en la cara

Tú no lo debes saber, pero muchas noches te miré dormido con una sonrisa en la cara; muchas noches me dormí con tu imagen detrás de mis párpados con una sonrisa dibujada en mi cara.

Capaz no te imagines que abracé tus franelas con olor a ti, mientras cerraba los ojos y tenía una sonrisa en la cara; que escribí tu nombre junto al mío en un papel, como una adolescente, con una sonrisa en la cara.

Tú no debes pensar que fui capaz de pasar muchos minutos en mi carro, en una cola interminable, poniéndoles rostro a nuestros hijos ficticios, con una sonrisa en la cara; pasé horas de mi día, pensando nombres para ellos con una sonrisa en la cara.

Quizás nunca sabrás cuántas veces repetí tu nombre en mi mente, de tanto pensar en ti con una sonrisa en la cara; tú nunca sabrás el cambio de humor que todos a mi alrededor notaron por la sonrisa perenne en mi cara.

No tienes ni idea cuántas carcajadas me lograste sacar, tantos chistes que no se me olvidan y aun marcan una sonrisa en mi cara; no tienes la más mínima idea de cuántas viajes hice contigo en mi cabeza, con una sonrisa en la cara.

Quizás no llegues a saber cuántas veces me acordé de lo bien que la pasábamos juntos, me ruboricé frente a la gente sin ningún motivo aparente, me dieron mariposas en el estómago y pinté una sonrisa en mi cara; no sabes lo rico que fue que aun extrañándote, cuando me acordaba de ti, volvía la sonrisa a mi cara.

No debes ni pensar lo sabroso que era que llegara el final del día y saber que te iba a ver, automáticamente aparecía una sonrisa en mi cara; no te pasará por la mente cómo me alegró el día cada mensaje y cada llamada; no sabes lo inexplicable de lo que sentía al tenerte en frente y sentir que no podía contener la sonrisa plasmada en mi cara.

Nunca te enterarás de que cada noche recé por ti y por tus proyectos, con una sonrisa en la cara; tampoco sabrás que toda la vida lo seguiré haciendo con la misma sonrisa tatuada en mi cara.

No creo que descubras que muchísimos días me conté a mi misma nuestra historia de principio a fin, con una sonrisa en la cara; tampoco sabrás que la he escrito y me sigue pareciendo espectacular y algún día la convertiría en libro. Me encantó cada vez que me pediste que te la contara, porque amé repetírtela quillones de veces, dramatizada y con una sonrisa en la cara. Amé hasta cuando tú la contaste a la gente al revés y tergiversada …con una sonrisa en tu cara.

Quiero que sepas que aun si pudiera seguir pensando en ti, lo haría con una sonrisa en la cara. Sólo que ahora quizás la sonrisa se moje de lágrimas.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Thanx, but I REALLY miss you.

Hay muchas cosas que debemos agradecer. Hay mucha gente a la que le debemos agradecer esas cosas.

Quiero agradecerle al que siempre ha estado ahí, al que me ha apoyado, al que me ha soportado el mal humor, al que ha fomentado mi alcoholismo estacional, al que lee mi mamarrachada de Blog y hasta le gusta, al que me ha querido como soy: un manojo de defectos súper perfecto y armónico.

Consejos, compañía, cariño, amor, chistes, enseñanzas, oraciones, alivio, tiempo, comprensión, reprensión, etcéteras miles. Gracias, gracias, gracias por todo.

Espero seguir agradeciéndoles a Ustedes, mi familia y mis amigos, que están ahí aun cuando estoy lejos de casi todos. Es demasiado depinga tenerlos. Les seguiré dando las gracias de aquí al día que Chávez se vaya and beyond.

Cómo me gustaría compartir con Ustedes mi día a día, todo lo chévere -y hasta lo chimbo- que ahorita estoy pasando.

Los amo. Daría todo por tenerlos aquí.

(Si te sonreíste leyendo este post y algo de esto te tocó, entonces es dedicado a ti)

Ya que…

Ya que todo se acabó no volteemos para atrás. No quieren convertirse los recuerdos en estatuas de sal.
Ya que dijimos adiós, evitemos los holas.

Ya que nos separa un espacio lleno de tierra, agua, fuego y viento, no retemos a la naturaleza.
Ya que nos extrañamos, echémonos también de menos hasta que sea esto un hoyo negro.

Ya que no nos vemos, vendémonos los ojos y palpemos la realidad.
Ya que así es la vida, ¿no nos queda más que vivir?

Ya que esto es morir, que mi tumba sea el destierro,
que mi tumba sea el olvido,
¡que mi tumba sea sobre la tuya!


Extractos #4

Gustavo Adolfo Bécquer, ¿cómo no amarte?

IV
No digáis que agotado su tesoro,
De asuntos falta, enmudeció la lira:
Podrá no haber poetas; pero siempre
Habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
Palpiten encendidas;
Mientras el sol las desgarradas nubes
De fuego y oro vista.;

Mientras el aire en su regazo lleve
Perfumes y armonías,
Mientras haya en el mundo primavera.
¡Habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
Las fuentes de la vida,
Y en el mar o en el cielo haya un abismo
Qué el cálculo resista;

Mientras la humanidad siempre avanzando,
No sepa dó camina;
Mientras haya un misterio para el hombre,
¡Habrá poesía!

Mientras sintamos que se alegra el alma.
Sin que los labios rían;
Mientras se llora sin que el llanto acuda
A nublar la pupila;

Mientras el corazón y la cabeza
Batallando prosigan;
Mientras haya esperanzas y recuerdos.
¡Habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
Los ojos que miran;
Mientras responda el labio suspirando
Al labio que suspira;

Mientras sentirse puedan en un beso
Dos almas confundidas;
Mientras exista una mujer hermosa,
¡Habrá poesía!

LXXVIII

Fingiendo realidades
Con sombra vana,
Delante del Deseo
Va la Esperanza:
Y sus mentiras,
Como el Fénix, renacen
De sus cenizas.

Gustavo Adolfo Bécquer, "Rimas y Leyendas"
Rimas IV; Rimas LXXVIII.

domingo, 15 de febrero de 2009

Speech

La única verdad que dices en la cara, no sostiene tus mentiras y todo lo que ocultas.

Que la repitas mil veces, no te lava las manos, la cara, la consciencia.

…al final, esa verdad va perdiendo vigencia y tus mentiras y omisiones demuestran cada vez más la realidad.

Insisto

El problema de Venezuela es: LOS VENEZOLANOS.

Period.

lunes, 9 de febrero de 2009

Zapatero a sus zapatos.

En una conversación de un día normal con una amiga, esto pasó:

- China: ...Pues por lo menos ya salgo con tipos. Antes no salía con nadie.
- Ella: Pero te falta mucho, ¡tú no has visto mundo!
- China: ¡Ya he avanzado que jode!, de pronto te alcanzo algún día.
- Ella (Con voz dulce y compasiva): Chinita, cuando yo alcance a leer todos los libros que tú te has leído, todos esos que están en tu biblioteca... quizás ese día tú llegues al número de tipos que yo me he guisado.

Jajaja,
I love you bitch.

sábado, 7 de febrero de 2009

Elevación.

Camino lento y con mucho miedo, cada paso hace un eco que resuena sólo en mis tímpanos. Siento que voy en retroceso aun cuando veo hacia adelante, aun cuando mi caminar tembleque por fin me lleva directamente pero en zigzag a un momento que no quiero, más debo enfrentar.

Llego. Estoy parada frente al umbral, sudando frío, rezando en silencio, mirando fijo, guardando una risa nerviosa que por primera vez sé contener. Agarro aire y aprieto en mis puños el valor como antes de recibir un pinchazo de anestesia. Cierro los ojos y me decido.

Atravieso el umbral con los brazos abiertos y las manos extendidas. Empiezo a flotar. Una descarga de energía descomunal, millones de rayos azules y verdes atraviesan mi cuerpo haciéndome cosquillas pero sigo sin soltar la risa. Me sacudo al compás de mil ritmos que nunca escuché. Mi pecho se empieza a llenar de vigor, de adrenalina, no siento mis extremidades y se me duerme la lengua. Comienzo entonces a llorar y con cada lágrima va disminuyendo la sensación de mi pecho. Lloro durante años luz que en mí fueron segundos y descargo con mi última lágrima todo lo que estaba adentro.

Ya no siento, no soy yo. Sólo pienso y sólo existo. "Pienso el vacío", pues nada puedo sentir.

Mucho silencio.

Mi primer parpadeo es en un cuarto blanco, de luz fría y opaca. Absolutamente todo es blanco, desde mis vestiduras hasta el techo y además, todo brilla sin destellos. Estoy sentada en una silla muy cómoda, el clima está ajustado a mi temperatura corporal, mis pies tocan un piso limpio y tibio, aun cuando parece de mármol. Hay frente a mí una silla vacía y en la mesa que le hace juego una botella de vidrio transparente y no sé si está vacía o llena de agua cristalina.

En mi segundo parpadeo aparece frente a mí. Nunca lograré describir su belleza porque parecía de mentira en mi momento más real. No sentí nada, sólo se activó un remolino acelerado en mi cabeza que me impulsaba a preguntar, cuestionar, opinar, juzgar, argumentar, desarmar; soy todo cerebro, soy toda razón. Soy dos lóbulos hiperactivos y auto-dirigidos que existen sin sentir.

- Siempre he estado aquí – Dice con voz melódica y encantadora.

- Si no te veo, no lo creo.

- Pero siempre he estado en ti porque tú eres yo. Estás hecho de mí y yo soy por ti.

- Entonces, ¿mi dolor no es por tu ausencia?

- No, tu dolor sólo existe cada vez que yo me transformo.

- Pero entonces, si tú te transformas, yo también porque somos lo mismo.

- Casi siempre es así. Aunque puedes alcanzar desligarte en algunos casos.

- Entonces nunca soy alguien determinado si siempre estaré cambiando.

- Debes aprender a bailar a mi ritmo. Debes aprender a seguirme el paso cada vez que cambie el son. – Se ríe y se ilumina el cuarto entero.

- ¿Te transformas en todos?

- Sí, yo soy todos a la vez.

- ¿Por qué te transformas?

- Porque la vida no es una línea recta, ni tú querrías que así fuera.

- Explícamelo mejor…

- Soy odio cuando crezco tanto en ti que necesitas protegerte de alguien que tiene tus mandos; Soy rencor cuando la amnesia no llega por más que la necesite; Soy perdón cuando llego a mi punto máximo de elevación; soy tristeza cuando tratas de esconderme en un rincón; Soy miedo cuando no confías en mí y en nuestro origen divino; Soy fe cuando entiendes que ambos somos uno y que Él nos da el poder de adorarlo; Soy alegría cuando me honras y me respetas; Soy pasión cuando me catalizas de alguna manera; Soy desesperanza cuando me ignoras…y así pudiera seguir toda la vida.

Entonces ahora entiendo, ahora mi razón logra conciliarse con él. Pensaba enfrentarme con una multitud, pero al final, sólo lidié con él, porque él es todos y soy yo de él.

El amor se paró de su silla, me tendió la mano y tomé la botella. Bebí el líquido al tiempo que él se desvanecía.

Soy yo nuevamente, estoy completa y feliz. Vuelvo en mí y me siento bien.

Finalmente, sentada en la cama, con mi rosario todavía en la mano, me sequé las lágrimas y más nunca lloré por él.

martes, 3 de febrero de 2009

Extractos #3

- Bonjour, dit le petit prince.
- Bonjour, dit le marchand.

C'était un marchand de pilules perfectionnées qui apaisent la soif. On en avale une par semaine et l'on n'éprouve plus le besoin de boire.

- Pourquoi vends-tu ça ? dit le petit prince.
- C'est une grosse économie de temps, dit le marchand. Les experts ont fait des calculs. On épargne cinquante-trois minutes par semaine.
- Et que fait-on des cinquante-trois minutes ?
- On en fait ce que l'on veut...

"Moi, se dit le petit prince, si j'avais cinquante-trois minutes à dépenser, je marcherais tout doucement vers une fontaine..."

Antoine de Saint-Exupéry, "Le Petit Prince "
Chapitre XXIII.