jueves, 30 de abril de 2009

Pensando que ya crecí

Efectivamente, con un poco de ayuda ya no estoy caminando en parada de manos (por los momentos). Cuando caí sobre la planta de mis pies, choqué de lleno conmigo. Soy una niña, no soy siquiera una adolescente, soy una inmadura, búsquenme una Barbie.

Llevo siete meses y medio jugando a ser grande: un trabajo full absorbente, llevar una casa, pagar alquiler, servicios, impuestos, seguro, contar "conmigo", vivir sola, independencia, hago lo que quiera, no rindo cuentas a nadie…¡Soy Grande!

BULL SHIT.

Soy una niña con exceso de responsabilidades. De verdad, a mí me gusta sentir que me hacen las cosas, quiero que alguien me diga qué NO hacer, quisiera que me esperaran en la puerta para formarme un peo cuando llego de día, bebiendo y con visita, que me regañen para que tienda la cama, que me paguen la cuota del carro, que un día decida no acabar los trapos porque ya lo hice ayer y pues, me da vaina volverlo a hacer…tan seguido. Me gustaría que alguien vea la cantidad de cigarros que me estoy volviendo a fumar y que por lo menos lo tenga que hacer escondida para que dejen la ladilla. Quiero llegar y ver que cambiaron los bombillos que se quemaron hace un mes, que me arropen cuando me siento mal, que me preparen el Toddy en la mañana obligatoriamente porque sino me molesto.

Quiero que me repitan:

  • María no fumes tanto, deja ese vicio.
  • María duerme temprano que te vas a arrugar.
  • ¿Estas son horas de llegar? ¡Coño de tu madre!
  • ¿Estabas bebiendo? ¡Qué bolas tienes tú, un martes!
  • No pagaste el seguro del carro, ese cheque lleva dos semanas arriba de la mesa
  • No comas tanta porquería, ahorita eres flaca pero deja que pases los 25.
  • ¡Párate de la mesa y me pones el mantel para comer!

…Mami, te extraño mucho.

Y precisamente a ti, mamá, te cuento que soy una carajita todavía aunque tú creíste que ya no lo era porque cuando viniste mi casa estaba limpia y ordenada, porque trabajo como una burra hasta la noche todos los días, porque después de todo siempre soy responsable y hago lo que me toca hacer, porque ya yo me pago todo, porque ya "no dependo" de ti. Como canta Aditus "Estoy aprendiendo a vivir, estoy aprendiendo a volar…" pero es menos fácil de lo que pensaba y te necesito mucho. Ya he llevado coñazos traducidos en dinero, en esfuerzo, en desencantos, en lágrimas. Ya me han cortado el celular por olvidarme de pagar, me han engañado como a una idiota hasta sacarme lágrimas por inocente, ingenua, inexperta. Ya he confiado en exceso y yo todo lo que quiero es ser por lo menos la mitad de lo que eres tú.

Sé que este es el primer paso para crecer de verdad, sé que no puedo ser Peter Pan y por eso estoy aquí lejos de todos los que amo, sé que después de todo, estoy haciendo lo necesario y quizás lo correcto; pero también sé que me falta seguir tropezando y tal vez este proceso nunca termine. Todas las cosas buenas que yo pueda ser, seguro es por ti. Y por todas las malas te pido perdón.

Quizás nunca leas esto porque no visitas mucho mi Blog, pero no tengo las bolas de decírtelo de frente y quiero que sigas tranquila pensando que ya crecí.

martes, 28 de abril de 2009

Don't look back in anger

Hasta con el riesgo de contraer la gripe porcina, valió la pena escuchar "Don't look back in anger" en vivo.



























domingo, 26 de abril de 2009

I (heart) Caracas

Soy una ingrata, soy full mal agradecida con la ciudad que me crío mis primeros 23 años. Reconozco que quiero a Valencia y que amo a toda la gente con la que crecí y me encontré en el camino, pero lamentable o afortunadamente soy una caraqueña reencauchada.

De un par de meses para acá es que me sé medio ubicar, no uso el Ávila de brújula, no hablo mandibuleado y uso tacones casi todos los días, es decir: tengo todos los síntomas de NO ser caraqueña, ¡pero cómo amo esta ciudad!. No importa que la gente de acá crea que Higuerote es una playa o que los panes calientes esos de la Texaco de Las Mercedes son pepitos, igual esta ciudad es maravillosa.

Desde hace tiempo me pasó por la cabeza venirme pero nunca lo vi como una posibilidad abierta. Por cuestiones de la vida, cuando menos pensaba, terminé viviendo y trabajando aquí. Hoy en día, cada vez voy menos a Valencia porque adoro quedarme los fines de semana a explorar la ciudad: Conocer sus restaurantes y disfrutar de la excelente gastronomía (Así termine una vez al a semana en el mismo), ir al teatro y ver que se llena, saber que Hay Talento en el Lounge, asistir a una feria de libros en una Plaza, rumbear en sitios chéveres, conocer gente buena vibra, tomarme un Apple Martini con un buen Bossanova en vivo de fondo cualquier lunes, etcéteras mil.

Este fin de semana me pasó algo súper fino: Feria del Libro en la Plaza Altamira. Como buena pueblerina, creía que en cualquier momento me pudieran pegar un tiro frente al "obelisco" pero recorrí tiendita por tiendita con ganas de comprármelos todos. Terminé comprando 7 libros por... ¿adivinen por cuánto? ¡NO! mucho menos: ¡89 Bolos!. Pues sí, todavía ocurren milagros en este país.

Caminando por la plaza una tarde-noche de domingo, te entran las ganas locas de poder caminar así por cualquier calle y es una cagada estar clarísimos que es imposible que eso ocurra y llegues vivo/ileso/intacto/virgen (por alguna parte) y con todas tus pertenencias a tu destino. Fue muy chévere irme con mi pinta más bohemia y encontrar a unos con "disfraces" más auténticos, verme con otros amigos bloggers (Nina, Pedro, y La Perfecta) y sentirme como niño en juguetería.

Hace 7 u 8 meses dije aquí lo siguiente:

"Estoy a un pequeño tris de materializar un sueño. Un sueño no de irme específicamente a Caracas, sino más bien un sueño de respirar cultura. Todas las cosas malas que esa ciudad tiene, que la gente no se cansa de decirme; todas las llamas que lo convierten en infierno, para mi serán parte de mi rollercoaster. Finally!

El buscón, teatro trasnocho, bohemios sin peos, mal vestidos, restaurantes calidad, rumbas, bien vestidos, trabajo, trabajo, trabajo, artistas, libros, cultura, teatro, teatro, teatro…vengan todos a mí. Caracas, serás mía.

P.D 1: Favor abstenerse todos aquellos que me quieran hacer mente con las colas, la inseguridad, las aceras sucias, etc.

P.D 2: Sorry la vena de Warao con Yanomami. Caracas no será NYC, pero aquí es lo que hay. ¿Quién quita y yo llegue a ser la Carrie criolla? Yeah, right!. Anyway, I'll miss my people and my town.

P.D 3: Everyone goes to NYC looking for "love" and they say "I'm looking for love. Real love. Ridiculous, inconvenient, consuming, can't-live-without-each-other love" (Carrie Bradshaw. Sex and The City)

…I'm just going to Caracas."

Hoy, lo único que cambia de ahí, es que ya no estoy a un tris…ya estoy aquí y las ganas que le tengo a Caracas son cada vez más grandes.

Hay una infinidad de mejores sitios para estar en este mundo (Barcelona y NYC encabezando la lista), sobre todo si tomamos en cuenta en lo que se ha convertido Venezuela, pero lo importante es que mientras se sea venezolano y se viva aquí, hay que querer lo que pisamos, y yo por mi parte estoy amando a Caracas.

Second Chance

* "We can decide whether to give people second chances or not; but it's mandatory to give them to ourselves" (MdlA.-)

Tú vas por un segundo intento (conmigo); Yo voy por una segunda oportunidad (para mí).

Lo más básico sería observar el toque de egoísmo de la frase; lo más asertivo sería notar su realismo y sentir su determinación.

__________________________________________________________________

* Tradución: "Podemos elegir si dar o no una segunda oportunidad a la gente; pero es obligatorio dárnosla a nosotros mismos." (MdlA.-)

martes, 21 de abril de 2009

No soy la hija perdida de Sansón

Fue como si tuviera una monja o un payaso enfrente. Me sudaban las manos y me temblaba un poquito la mandíbula. Era como estar esperando anestesia en la camilla de un quirófano. Let's face it: Tenía MIEDO.

Toda la vida me he cortado el pelo con el mismo peluquero, es el único que entiende comandos como: "Steven, sólo las puntas", "Steven, la pollina de lado", "Steven, destácate" y siempre me queda mejor de lo que espero. Él está programado a que La Chinita usa su pelo largo: ondulado, liso o ni-ni, con o sin pollina, escalonado o recto, SIEMPRE ha sido largo así como siempre ha sido NEGRO sin jamás haber usado tintes. Es un pelo multifacético, lo único que no varía es que debe ser largo.

Jamás me había levantado con esta determinación y no sé de dónde salió ese impulso pero me quise cortar el pelo corto como nunca. Cuando digo corto…es CORTO. Eso no es lo grave, sino que por primera vez desde que tengo uso de razón me lo corté con una mujer (les tengo demasiada idea de que joden el pelo, me quedo con mis amigos peluqueros). La Sra., Rita, me dio buena espina desde el primer momento y terminó abrazándome después de mi proeza. (Perdón Steven, ¡perdón!)

Siempre pensé y me hicieron pensar que era como Sansón: cortarme el pelo sería perder el encanto. Pues no sé si Uds., lo sigan pensando, pero amo demasiado mi nuevo corte. Me quité como 8 kilos de la cabeza y, por primera vez desde que era niña, no me sale ni una colita chiquitica ¡y se siente rarísimo!

Lo hice en el nombre de Dios, tijeretazo tras tijeretazo y, al verme en el espejo cuando terminaron grité feliz: ¡NO SOY LA HIJA PERDIDA DE SANSÓN!

Reflexiones Aleatorias de un Fin de Semana Atípico o Reflexiones Atípicas de un Fin de Semana Aleatorio


Hay cosas que decimos que nunca haríamos. Hay otras que, por una razón u otra, ocurren y ya sólo hay chance para decir "Yo jamás lo hubiese hecho, sino fuera por _________ (escriba aquí la mentira que quiera)". Too late, mi niña.

Tres mujeres solteras en la terraza helada de un hotel con vista panorámica a la noche de la ciudad, tomando Cosmopolitan y rodeadas de parejas enamoradas que se agarran y se soban con cara de estúpidos mientras un violinista toca hasta la canción de Titanic, no es el mejor pre-despacho que te podemos hacer. Rescatar la noche en la Ciudad de la Furia, no costó mucho trabajo.

Hay hechos que parecen eventuales, fortuitos, en el momento en que ocurren. Cuando se repiten con mayor rapidez de la que te puedes imaginar, te preguntas "¿Casualidad o causalidad?". Ejemplo: Conocerlo el viernes en una reunión, hablar, bailar, intercambio de teléfonos, escoltarte hasta tu casa. Encontrártelo el sábado entre la multitud de Sawu, repetir el ritual muerta de la risa y de la vergüenza porque no te acuerdas ni del nombre. Fue mejor recibida la sorpresa cuando empezaste la noche con Paul Gillman y toda su banda al lado tomándolo como la peor señal de todas.

La familia no se escoge. Los amigos sí. Un fin de semana cualquiera te das cuenta que tanto tu familia como tus amigos son como si los hubieses escogido y hasta como si hubieras pagado por ellos en una subasta. Cuando empiezas a pensar más claro y ves lo que a veces hacen y lo que alguna vez te han hecho o apoyado a hacer, opinas lo contrario: te los regalaron o te vinieron en una caja de cereal. Al final, los sigues amando igual.

Darse cuenta que retomaste hábitos chéveres que siempre tuviste pero que por algún motivo descuidaste y caer en cuenta que tienes funciones que pensabas no tenías y que, a los coñazos, te tocó desarrollar, se siente full bien. Hoy me di cuenta que leí dos libros y medio en la semana (tenía meses que no me leía ni uno); además, la Enana y MaJulia (dos de mis primas) me vinieron a visitar el fin de semana e increíblemente demostré que ya tengo brújula: llegué a todos los sitios que me pidieron, incluyendo aquellos que no había ido antes (Sin usar Google Maps desde el BB).

Señores, CANTV no tiene derecho a despertarte con su grabadora automática un domingo en la mañana para decirte que la factura vence dentro de quince días. Menos aún cuando tengo casi dos semanas con un Internet intermitente, el teléfono casi muerto y la única respuesta que he tenido es "Están arreglando averías, pronto se normalizará el servicio". Hablar con la grabadora es más productivo que hablar con los operadores de atención al cliente.

Sentarte un domingo a adelantar trabajo sólo porque "te provoca", puede decir mucho de tu fin de semana. ¡Así estará tu alma!

sábado, 18 de abril de 2009

Cualquier parecido con la realidad...

...es pura coincidencia!

jueves, 16 de abril de 2009

¿Quién me entiende?

Is sedeup reel otse, ereiuq riced euq sátse odneidnetne im odnum. A secev riviv la séver rop nu odoírep ed opmeit et ecah rev sal sasoc lat lauc nos. Ortned ed nu ocitar oerc euq noc aduya érajed ed ranimac ne adarap ed sonam. Erpmeis se oneub orto otnup arap rev.

=)

martes, 14 de abril de 2009

¿Quieres que te cuente el cuento del gallo pelón?

Hay cuentos que da ladilla escuchar. Así como el del gallo pelón

- ¿Quieres que te cuente el cuento del gallo pelón?
- Sí
- No es que "sí", es que si quieres que te cuente el cuento del gallo pelón?
- ¡Que sí!
- No es que "¡que sí!", es que si quieres que te cuente el cuento del gallo pelón?

(BIS)

¿A quién no lo fastidiaron con eso? Lo peor es que después de 23 años, todavía me da curiosidad saber qué le habrá pasado al gallo pelón.

El caso es que siempre es lo mismo. Siempre uno termina escuchando los mismos cuentos. Así que venía decidida a contar una historia más de la inseguridad en este país en la que TODOS en algún momento somos víctimas (more than once). Pero me la voy a reservar.

¿Por qué?

Porque a donde vayas siempre te echan el mismo cuento del gallo pelón: en la peluquería, en el gimnasio, en el fumadero, en la oficina, en la cola de Farmatodo, ¡hasta en misa!, escuchas las mismas tragedias que le pasa a tus vecinos, compañeros de trabajo, familia, amigos, conocidos...y a uno mismo. Es el único tema en el que hasta los brutos tienen algo que decir, porque a todos nos ha pasado.

Lo único que diré es: Venezuela es invivible.

Sr. Chávez, salga a la calle a las 10 pm sin guayabera anti-balas, sin 34 guardaespaldas, sin escoltas civiles y sin francotiradores voladores a ver si lo respetan, a ver si sigue diciendo que en los 57 años que tiene nunca lo han robado y si sigue pensando que Caracas es una ciudad súper segura. Vaya y tómese una malta con burundanga de la que le obliga a beber un choro a ver si se salva como se salvó el día del golpe.

martes, 7 de abril de 2009

I'm a Fucking *** Rock Star***

Fui a jugar Rock Band disfrazada y la noche terminó en estas fotos.

Hasta un tatuaje de marcador, cual presidiario, me estampé en el brazo y por primera vez en mi vida, me maquillé yo misma los ojos con sombras.

Por una noche fui una "rockerita fresa" y fue lo máximo.


domingo, 5 de abril de 2009

Caracas, ¿Qué está pasando?

Últimamente han pasado cosas muy raras en Caracas. No sé qué evento está atrayendo fenómenos naturales y sobre-naturales a la capi; no sé qué vibras están haciendo que me empiece a sentir como Izzie en Grey's Anatomy que habla, come y hasta se acuesta con un muerto.

Por ejemplo: Solía ver conejos de madrugada en la esquina de mi anterior casa en Caracas, los conejos incluso se apareaban ahí en la esquina al lado del teléfono público a las 4 am como parte normal de la escena, como un transeúnte más de la Avenida. Como fue más de una vez, me llegó a parecer normal.

Hace unos días, manejando para mi casa casi a las 3 am, cagadísima y paranóica, me encomendé como es de costumbre a mi Ángel de la Guarda y, casi por un kilómetro me persiguió un perro callejero ¡que entró conmigo hasta el estacionamiento! me bajé del carro y el perro se devolvió como si nada. Al entrar a mi casa y sentarme a fumarme un cigarro en el balcón, el perro estaba abajo sentadito al lado de la vigilancia, ladró un par de veces y se fue. Puedo jurar que no estaba borracha ni alucinando. No sé ni siquiera quién le abrió el portón para salir, pero fue como si Sirius Black hubiese reencarnado en ese perro. Fue mi propio Patronus.

Hace dos días soñé que había un terremoto en Caracas; fue más bien una pesadilla: caos en la ciudad, todo en ruinas, yo caminaba por la calle con un chichón en la cabeza y con la ilusa esperanza de llegar a Valencia caminando. Después de tener ese sueño, cada vez que me salí al balcón a fumarme un cigarro, pensaba: "Ojalá el terremoto no me agarre aquí" .

Pues hoy tembló MUY duro en Caracas, o por lo menos desde la cima en la que vivo se sintió súper fuerte.

Dramatización: María y Nina empiezan a brincar involuntariamente en las sillas.
  • MdlA.- (mirando las piernas de Nina, a quien tiene al lado, se percata que no está moviéndose) entonces digo: ¿Tú estás sintiéndo?
  • Nina: Como que sí...¿tiembla?
  • MdlA.-: ¡TIEMBLA MARICA!
No había terminado de pronunciar la frase cuando ya estaba abajo del marco de la puerta, blanca como un papel, taquicardia, agarrando mi Rosario de la muñeca derecha, confesandome por si acaso con los ojos cerrados, tartamudeando, las piernas como una galleta. Sí, soy una jeva. Soy la persona más cagona de este mundo a los fenómenos naturales. Me da miedo que cualquier día el Ávila amanezca convertido en un volcán que erupciona o que me cubra un tsunami en pleno Apure.

A Nina le tomó mucho tiempo tratar de tranquilizarme, pero fue ella quien llamó al 171.

Mientras veíamos las noticias, especulábamos de cómo iban a reseñarlas en los canales del Gobierno, pues ellos, recien acontecido el temblor, no se tomaron la molestia de transmitir nada al respecto, el típico "Aquí no está pasando nada" que los caracteriza. Seguramente usarían un glosario parecido a este:
  • Placas teutónicas
  • Fenómenos sismiologísticos
  • Intensidad de 43,84 grados Farenheit de la escala Centígrada.
  • Sisbiólogo terrestre.
  • Etc
También, algunas frases como estas:
  • "Hacemos un llamado a la población empanicada que no se dejen cundir por el miedo, mantengan la carma. Beban bastante agua para que estén hidratados al momento en que el concreto le caiga en la cabeza y quede inconsciente y tapiado, pues es posible que pasen días antes de que los cuerpos respectivos lo asistan"
  • "Un atentado del Imperio, conspiración de Bus y Obama, generaron una movilización telurística para interumpir Aló Presidente y atentar contra la vida del mandatario. Gracias a la Misión "Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella" los efectivos que custodian el sub-suelo desde el Metro de Caracas, pudieron estatificar el deslave subterráneo de 4.3 en la escala de Britney"

Capaz es porque hoy, Domingo de Ramos, es el día final de la cuaresma y, millones de personas al igual que yo, retornarán a sus vidas normales sin las restricciones de nuestras promesas que por cuarenta días capaz hicieron un mundo mejor. La tierra está protestando. Quizás fue porque Nina cocinó en mi casa (Aquí está la evidencia) o por algún otro motivo que está impregnando a la ciudad de un aura medio rara. Pero esta tierra está protestando.

Estas, entre otras cosas extrañas, encuentros inesperados (y algunos indeseados), llamadas incomprensibles y acontecimientos inexplicables, han venido pasando. Cuando la tierra tiembla, es porque el diablo está haciendo una choripanada-bailable.

Tengo tarea

Tengo tarea para los próximos 20 años: tratar de hacer "manquesea" un paso de esta coreografía.

miércoles, 1 de abril de 2009

Amor y Odio

Tener un Blog puede generar en la gente, por distintas razones, amor u odio hacia su autor. No hay intermedios. Básicamente o les gusta mucho o no les gusta nada. Si les parece gris lo visitan una vez y ni se acuerdan de que existe. Pero si lo llegan a leer: te aman y te siguen leyendo, o te odian…pero te siguen leyendo.

Estaba en una fiesta y me acerqué a saludar a una gente. Me presentan a unos que estaban ahí, y así se da la cosa:

Yo: Mucho gusto, María de los Ángeles
P1: Alias, “La China”
Desconocido 1: Ah! La China del Blog.
Yo: Ujum
Desconocido 1: La loca del Blog
Yo: ¿Perdón?
Desconocido 2: A mí me encanta, huevón.
P1: ¿La Chinita es famosa entonces?
Desconocido 1: Yo voy a abrir uno para escribir estupideces.
Yo: ¿Tú sabes leer? Cuando aprendas, quizás puedas escribir.
Desconocido 2: En serio marico, ¿tú no lo has leído? Es buenísimo. Pero ven acá China, tú estás enguayabadita, ¿no?
Yo: ¿Te parece? ¿Por qué lo dices?
Desconocido 2: Porque hay unos ahí “córtate-las-venas”
Yo: Jajaja. Shit happens.
Desconocido 2: Bueno pero yo te puedo curar ese guayabo, chinita linda.
Yo: ¿Tú dices?
Desconocido 1: Mejor cállate la boca huevón, no vaya a ser que la loca esta te ponga mañana en el Blog en “Mi vida por ahí”.
Yo: Ah! Entonces sí lo lees, porque hasta las etiquetas te sabes. Quizás no aparezca él sino tú en una etiqueta nueva que se llame: “No me gusta pero me entretiene”.
Desconocido 2: No China, ¡ponme a mí!
Desconocido 1: Ay huevón! Dale un beso pues, pídele un autógrafo.
(Desconocido 2 me da un beso en el cachete)
Yo: ¿Y entonces?
Desconocido 1: Déjala quieta marico, que ella quiere es que YO le dé un beso. Así son las mujeres, los que no le paran bolas son los que le gustan.
Yo: Por eso debe ser que estás aquí solo con cuatro machos, ¿Verdad?
Desconocido 2: Cállate, yo sí leo su Blog y ella se queda conmigo, ¿verdad chinita? Es más, toma te regalo esto (entrega juguetito de cotillón)
Yo: Gracias. Tan lindo...
Desconocido 1: Para tener un Blog tienes que estar loca, pana.
Yo: Para hablar tanta huevonada sin conocerme y aun así saberte las etiquetas de mi Blog, tienes que ser tremendo pendejo.

Una mujer con pantalones

Esto es una mujer con pantalones. Los invito a leer su Blog y visitar su perfil.

Y esto me asusta porque quizás para allá vamos nosotros (los venezolanos).