martes, 30 de junio de 2009

¿Loba yo?

Para el mundo no es un secreto que idolatro a Shakira. Aun cuando odio que su nuevo álbum sea también en inglés, no haga honor a su famosa frase en el Unplugged "Que viva nuestra latinidad" y que cada día se vuelva más comercial, le sigo y le seguiré pagando la prota.

Sacó ayer una nueva canción. Hay una notable transformación desde la romántica Antología hasta venir a parar en esta Loba, para todas aquellas que quieran sentirse identificadas con esta evolución. Tengo que decir que esto pasa en TNT...pasa en la vida real. ¡Ja!

Digamos que nunca esperé que Shakira siguiera los pasos de Britney cuando empezó a cambiar de la inocente "Sometimes", a "Oops! I did it again", "I'm a slave for you" jadeando y todo y ya no le seguí más la pista cuando empezó a rasparse el pelo y a parir como un acure.

Pero es que, de verdad yo HE CRECIDO con Shakira. Me enamoré en el colegio escuchando Antología, me volví bruta, ciega, sorda y muda alguna vez por algun quien, me tocó aceptar lo Inevitable, sentí en algún momento la Suerte que en el sur alguien haya nacido, más adelante I found a reason to buy more thongs cuando creí que él era The One, finalmente aprendí a decir No...¿será que después de todo ahora me toca ser una "loba"?

Aquí les dejo la letra de su última canción:

Shakira - Loba (She Wolf)

Sigilosa al pasar
Sigilosa al pasar
Esa loba es especial
Mirala, caminar caminar

Quién no ha querido a una diosa licántropa
En el ardor de una noche romantica
Mis aullidos son el llamado
Yo quiero un lobo domesticado

Por fin he encontrado un remedio infalible que borre del todo la culpa
No pienso quedarme a tu lado mirando la tele y oyendo disculpas
la vida me ha dado un hambre voráz y tu apenas me das caramelos
Me voy con mis piernas y mi juventúd por ahí aunque te maten los celos

CORO
Una loba en el armario
Tiene ganas de salir
Deja que se coma el barrio
Antes de irte a dormir

Tengo tacones de aguja magnetica
Para dejar a la manada frenetica
La luna llena como una fruta
No da consejos ni los escucha

Llevo conmigo un radar especial para localizar solteros
Si acaso me meto en aprietos tambien llevo el número de los bomberos
ni tipos muy lindos ni divos ni niños ricos yo se lo que quiero
pasarla muy bien y portarme muy mal en los brazos de algún caballero

Una loba en el armario
Tiene ganas de salir
Deja que se coma el barrio
Antes de irte a dormir

Cuando son casi la una la loba en celo saluda a la luna
Duda si andar por la calle o entrar en un bar a probar fortuna
Ya está sentada en su mesa y pone la mira en su proxima presa
Pobre del desprevenido que no se esperaba una de esas

Sigilosa al pasar
Sigilosa al pasar
Esa loba es especial
Mirala caminar, caminar

Deja que se coma el barrio
Antes de irte a dormir

lunes, 29 de junio de 2009

Lo Que Tú Quieras Oír



Hay veces que sin editar una grabación y sin vendarnos los ojos, oímos y vemos solo aquello que queremos, sólo aquello que no nos duele.

It's good to realize that life make sense and becomes more clear when we listen carefully and when we keep our eyes wide open.

jueves, 25 de junio de 2009

Ilusiones

¿Es normal que en estos momentos no me importe nada más que yo?
¿Será que tengo algún desorden post-trauma?

Es más, este Post es para manifestar que, de hecho, estoy preocupada/extrañada por MÍ. No sé si me esté volviendo un poco egocéntrica, egoísta or whatever. Lo preocupante es que muchas cosas y algunos quienes de mi alrededor han perdido suma importancia. Yo no suelo ser así.

He gastado más dinero de la cuenta en ropa y zapatos, no estoy preocupada por complacer a nadie, me enfoco sólo en mi trabajo y en el bronceado que intento recuperar. Sólo me mortifica la inscripción del yoga y llegar temprano al gimnasio para que la sesión de masajes sea más larga.
Me he comprado cremas específicas para cada parte del cuerpo (incluyendo los codos), como lo que me provoca y donde me provoque aun si no tengo con quien ir, y mis rituales de soledad en mi casa los disfruto cada vez más.

¡Hasta compré plantas nuevas para que acompañen a Wilson! (mi mata preferida que lleva su nombre en honor a la pelota de la película El Náufrago, pues es mi única compañera …¿o era?)

He tenido arranques de sinceridad que me han llevado a decir/hacer cosas que jamás pensé me atrevería a decir/hacer, asumiendo que cualquier consecuencia sería el precio de manifestar lo que de verdad quiero/siento/pienso/provoca. Con eso me ha ido parcialmente bien, pero me ha hecho liberarme. La diferencia de ser sincera como antes a ser sincera como ahora es que antes adornaba la verdad, hoy la saco en bruto.

Sé que a algunos de ustedes les fascinaría que les contara una de estas verdades bajo el nuevo estilo. O quizás preferirían no saberlas ya que hacerse el loco es mucho más fácil. Además, no se las diría porque me lo pidan, sino si me salieran espontáneamente. Hay veces que duele menos el hecho de que te mientan a la crudeza de la verdad, pero aun así me quedo con la segunda por aquello de que “Nadie dijo que la vida sería fácil”.

Después de todo, este atípico sentimiento de “yoísmo” no debe ser tan malo, aun cuando cada noche antes de dormir, al cerrar los ojos hay algo que siempre me queda flotando en la escena multicolor de mi mente y que quizás nunca se largue de aquí.

Ese algo inmortal se llama “Ilusiones”

lunes, 22 de junio de 2009

Saramago "te navega" los Blogs

El escritor Saramago, de 84, años tiene un Blog y opina que "Con los Blogs se está escribiendo más pero peor"

http://www.eluniversal.com/2009/06/21/cul_ava_saramago:-con-los-bl_21A2405403.shtml

Pudiera dar mi opinión, pero prefiero guardármela.

domingo, 21 de junio de 2009

De las buenas y malas épocas y el tiempo conspirador.

Los momentos buenos de la vida se hacen esperar (que frase tan inédita). No es nada más que se baten un champú, sino que cuando finalmente llegan a veces no los disfrutamos de sólo pensar que se van a acabar al pestañear porque por lo general, pasan volando.

Por otra parte, los momentos malos cuando llegan se instalan y, para moverlos de aquí, es más difícil que sacar a los invasores chavistas de la "propiedad privada". Nos da la sensación de que nunca van a terminar de pasar. Lo bueno es que cuando por fin se acaban, suelen olvidarse muy rápido al entrar en mejores rachas.

Cuando me operé las lolas sentí que me iba a morir. Lloré por días, estuve drogada casi inconsciente para no sentir el dolor (mi umbral del dolor es muy bajo o mi histeria muy alta, como me dijeron en estos días), gritaba que tenían que demandar a todos los médicos que hicieran esa operación. Pero yo la era la única que la pasaba así de mal, pues todas mis amigas operadas al segundo día casi que hacían spinning.

El primer mes la pasé súper mal, no manejaba y estaba un poquito inutilizada. Me insultaba a diario por haber decidido hacerme esa operación (Y eso que bastante falta me hacía, pues una mujer no debería vivir con dos espaldas). De eso hace ya 4 años y, les puedo decir que a los dos meses ya había olvidado las penas que había pasado y le recomendaba la cirugía hasta a los hombres.

Lo mismo me pasó cuando me dio mononucleosis y mycoplasma pulmonar (suenan a enfermedades venéreas, pero son sólo un virus y una bacteria). Alguno de los múltiples síntomas es la depresión, eso unido a los mil quinientos síntomas físicos hacen que el paciente sienta, literalmente, que jamás se va a recuperar, que jamás volverás a ser el mismo. Después de la recuperación, estás reventándote a palos y fumando como siempre, como si nunca nada hubiera pasado.

El guayabo es el mejor ejemplo para ilustrar este hecho. Yo particularmente siento que me voy a morir de amor, me lo tomo a pecho y me pega durísimo. Siento que jamás en mi vida voy a volver a amar a alguien, que me quedaré sola para siempre y que no habrá nadie que me llene como esa persona alguna vez lo hizo. Soy Lupita Ferrer y Corín Tellado en un solo ser. En el último despecho que tuve, trataba de recordar todos los días que ya yo había pasado por eso antes, que había tomado su tiempo para irse pero que después de que se acabó vinieron cosas nuevas y ya hasta se me olvidaba qué tanto había sufrido. No era mucho consuelo pensar en cuánto tiempo tomó en curarse, pero por lo menos me daba esperanzas de que en algún momento pasaría. Evitaba el tortuoso pensamiento "Es que esta vez sí era diferente, era el hombre de mi vida".

Ahora bien, los viajes, la época de graduación, el día de tu cumpleaños, los amores de maripositas en el estómago, los grupos de trabajo chéveres y en general, todas las buenas épocas siento que no me da el tiempo para disfrutarlas más. Sencillamente me pasan full rápido.

Este fin de semana pude corroborar estos dos hechos. Esta chinita solía ir mucho a la playa cuando vivía en Valencia pues Morrocoy queda a 45 minutos. Nunca parecía que tuviera el bronceado de revista, pero sólo por mis problemas de melanina (a pesar de ser muy blanca, por más sol que lleve me quemo súper poco) pero mi blancura tras todos estos meses sin sol ha llamado la atención. Desde que me mudé a Caracas son poquísimas las veces que he vuelto a la costa.

El viernes, por un evento de trabajo, pasé por fin el día en la playa. Por supuesto que el día me pasó súper rápido y, al llegar la noche, estaba del mismo color que llegué aun cuando no me moví del sol y casi que usé Vatel para broncearme. Quedé picadísima y quedo con un amigo irme el sábado otra vez. El día estaba espectacular, encontramos un sitio divino en la playa, comimos sabroso, tenía una muy buena compañía, vodka, cigarros y bronceador…¡Qué más podía pedir! Tuve mejores resultados de bronceado, ¡pero el día me pasó aun más rápido!

Justamente ese sábado en la playa, fue cuando me di cuenta que los días de mi guayabo habían quedado atrás. En el momento divino que me pasaba rapidísimo y que quería prolongar, me di cuenta por fin que el mal momento había pasado y que después de todo, fue gastar pólvora en zamuros.

jueves, 11 de junio de 2009

Hipotéticamente...

Esa noche el frío los hizo entrar en calor. Y así comenzó:

-¿Qué hacemos con esto? - preguntó él.
- No sé... - ella le respondió.
-Y, si hipotéticamente supieras, ¿qué haríamos?

Entonces ella lo besó con los ojos cerrados y la imagen de otro rostro se vino a su cabeza.

miércoles, 10 de junio de 2009

Me pediste un beso que no te pude dar

Me pediste un beso que no te pude dar. Te me quedaste mirando extrañado y yo no sabía qué cara poner. Enciendo un cigarro para escapar del momento y porque sé que detestas el olor, el sabor, el humo.

Me sigues mirando y no tengo nada que decirte, te ríes porque crees que sólo me estoy haciendo la dura (¿por un beso? Come on!) y yo caigo en que tú no te has dado cuenta que, de verdad, no te lo puedo dar.

Lo intentas sin pedir permiso, una y otra vez, y te tengo que esquivar, reírme para que tú también te rías y sigas, iluso, sin darte cuenta que aun no te lo puedo dar.

Me hablas arrastrando las palabras y con la voz bajita, cada vez más cerca, escucho lo que tienes que decir pero nada de eso me logra convencer. Pienso obligada entonces que sí te lo mereces, que por qué no, que incluso se te ven ricos los labios, que hueles divino, que estás chévere, que me miras sabroso, que tu chivita descuidada para mí sería novedad, que has sido un caballero, que te lo has ganado poquito a poco.

Y no te lo puedo dar.

Los besos no siempre son tan caros. Pero a ti, todavía, no te lo puedo dar.

Yo sé que te estás preguntando "por qué" cada vez que te despides y quién sabe qué te pase por la cabeza con semejante estupidez de mi parte, quién sabe por qué me sigues llamando, quién sabe por qué cada vez te ves más paciente.

Pero es que ya estuve aquí hace poco, es que parece que me gustas un poquito. Cuando me dijiste que tenía miedo, tenías razón, sólo que no es a ti, es a mí a quien le estoy temiendo. Mi riesgo es exponencial con cada punto a tu favor y estás sumándolos muy rápido.

Mientras tanto, tú sigues hablándome en futuro y yo tengo una venda en los ojos; mientras tanto tú intentas sorprenderme con detalles, pero he perdido mi capacidad de asombro; mientras tanto tú quieres borrarme la película, pero para mí son historias con tinta indeleble; mientras tanto tú me quieres querer algún día y yo no quiero que me quieras ni tampoco quiero (¿puedo?) quererte.

Probablemente yo esté terminando de amarrarme las trenzas de mis zapatos de goma para salir corriendo y huir por la derecha, pero en el fondo lo que quiero es que leas esto para que antes de mi maratón me caigas a besos y ya; para que después de eso eche a correr como Forrest o me quite los zapatos y me siente contigo a ver una tarde pasar en Galipán.

martes, 9 de junio de 2009

He “vuelto”.

Como les conté anteriormente, estuve de reposo médico por un mes.

Ya estoy bien, gracias a Dios pero sin tanto que contar. No quieren imaginarse la cantidad de trabajo acumulado que tengo, por lo que mis neuronas están siendo consumidas casi en su totalidad por las labores oficineras.

Ok...

No es sólo eso.

Confieso que aparte de no tener nada que decir (por los momentos), notar asombrada que al no publicar mis lectores llegan a odiarme y dejan de pasar por aquí y, de paso, estar MEGA ocupada, parece que la cama me chupó toda la musa que llevo dentro porque ya la hoja en blanco no me hace agua la yema de los dedos.

Estoy segura que de vuelta a mi vida normal - de muchacha de 23 años que forma parte de la población económicamente activa nacional contribuyendo diariamente al mercado laboral, social, festivo, contra-oficialista, bohemio, musical, hiperquinético, electroestático, intergaláctico, aerodinámico, estereofónico, estratosférico, afrodisíaco y ninfomaníaco- tendré mucho que contar, pues presiento que nuevas cosas están por venir.

Es Ahora o Nunca

No soy amante de la TV, sólo veo algunas series. Mi favorita: Grey's Anatomy. Aunque estoy consciente del culebrón que es, sencillamente me encanta. En cada personaje y en cada situación hay algo que me identifica (Además que el Cast me parece excelente)

Pero lo que más me gusta –y lo que la mayoría de las veces me hace llorar – son las opening and closing voiceover, relacionados con el título del episodio, el cual siempre es el nombre de una canción (Así como los Post de Marielisa son un Soundtrack de su vida). Estos speech o reflexiones al inicio y cierre del capítulo es la parte más emocional del drama que semana tras semana "vivo", porque me meto en la trama cual cachifa viendo Marimar.

La pasada noche-madrugada del domingo, dado mi reposo y lo alterado que me tiene el sueño (es difícil dormir por el dolor) decidí caer en la tentación y, por primera vez, adelantarme a Sony y ver los capítulos que restaban de Grey's por Internet (igual ya no había aguantado la curiosidad y le dije a Isaac que me contara un poquito lo que pasaba)

A las once y pico de la noche, voy por el capítulo 22 "What a difference a Day Make" . En el Final Speech o el Closing Voiceover, Izzie – enferma terminal- dice lo siguiente:

"You never know the biggest day of your life is the biggest day. Not until it's happening. You don't recognize the biggest day of your life, until you're right in the middle of it. The day you commit to someone or something. The day you get your heart broken. The day you meet your soul mate. The day you realize there's not enough time, because you want to live forever. Those are the biggest days. The perfect days. You know?"

Traducción:

"Nunca sabes cuándo el mejor día de tu vida, es el mejor. No hasta que está pasando. No reconoces el mejor día de tu vida hasta que estás en medio de él. El día que te comprometes con alguien o con algo. El día que te parten el corazón. El día que conoces a tu alma gemela. El día que te das cuenta que no tienes suficiente tiempo porque tú quieres vivir para siempre. Esos son los mejores días. Los días perfectos."

Al terminar el capítulo (desgastada de llorar como una pajúa) como parte de mi rutina Mozilla FireFox, paso al Tab del Facebook y veo muchos mensajes de condolencia en el estatus de mis amigos.

Alguien –y más de una persona- había muerto esa noche.

Cuando me pongo en contacto, me cuentan que 5 personas conocidas y muy relacionadas a mi entorno, murieron el domingo. Personas que veía los fines de semana en Valencia. Chamitos que no pasan de 22 años, que estudiaron con mi hermanita. Gente de la que hablé hace dos días porque son los mejores amigos de mis amigos. Gente que no pensó que al devolverse de la playa iba a chocar de frente, por una fatal casualidad, con otro conocido y el reloj se iba a detener.

Llevaba 24 días de reposo en mi casa, saliendo solo a las terapias, a la panadería y a la farmacia. Tenía 24 días extrañando mi vida chévere de estar en la oficina con mis amigos haciendo lo que me gusta y explorando Caracas. He sentido el tiempo pasar desde mi cama, viendo cómo cambia el cielo de color, evitando escribir para recuperarme rápido porque estar en la PC me hace daño. Todos estos días me he sentido inútil, he sentido que el reloj avanza y desperdicio mi tiempo aquí acostada.

Esa madrugada me di cuenta que cualquiera de estos días que vivo puede ser el mejor y que no sé hasta cuando pueda seguir sumando horas. Todo esto me llevó a pensar además, que estoy en otra ciudad, lejos de todos los que quiero y perdiéndome momentos importantes de sus vidas, así como ellos se pierden los míos. Y me pregunto entonces: ¿Vale la pena sacrificar el tiempo con tus seres queridos por cualquier otra cosa? Sabiendo que de un momento a otro alguno puede dejar de estar.

Son situaciones inevitables de la vida (¿Leyes divinas, del universo…, tal vez?) las cuales tenemos que aceptar y seguir nuestro camino, pero que cuando suceden nos dejan devastados y nos llevan a sacar la pulpa hipersensible de nuestro sentimentalismo por encima de la racionalidad de las cosas.

Cuando quiero a alguien se lo hago saber cada vez que me despido, cada vez que cuelgo el teléfono. Por eso saludo y me despido con abrazos. Paso por melosa, por idiota-sentimental o lo que sea, pero aparentemente uno de mis peores miedos es que no lo sepan, que no lo sientan y por eso se los repito cada vez que puedo mientras ellos me puedan oír, leer…sentir. Hay otras personas a las que quiero pero lamentablemente no se los puedo decir, por cualquiera que sea la razón. A esas personas les dejo un te quiero indeleble en este Post que sustituya todas las palabras que de mi boca no salen. Lo lean o no.

Las frases con que Meredith abre y cierra los dos últimos capítulos quizás se expliquen mejor que yo.

Capítulo 23: Here's to the Future

Opening voiceover:

When something begins, you generally have no idea how it's going to end. The house you're going to sell becomes your home, the roommates you were forced to take in become your family and the one night stand you were determined to forget becomes the love of your life.

Traducción:

Cuando algo comienza, generalmente no tienes idea de cómo va a terminar. La casa que vas a vender se convierte en tu hogar; los roommates con los que te viste forzado a vivir se convierten en tu familia y el rollo de una noche que determinaste olvidar, se convierte en el amor de tu vida.

Closing Voiceover:

"We spend our whole lives worrying about the future, planning for the future, trying to predict the future, as if figuring it out will cushion the blow. But the future is always changing. The future is the home of our deepest fears and wildest hopes. But one thing is certain when it finally reveals itself. The future is never the way we imagined it."

Traducción:

Pasamos la vida entera preocupándonos por el futuro, planeando para el future, tratando de predecir el futuro, como si sabiéndolo amortiguaremos el golpe. Pero el futuro está cambiando siempre. El futuro es la casa de nuestros miedos más profundos y de nuestras esperanzas más salvajes. Pero algo es cierto cuando finalmente se revela: el futuro nunca es como lo imaginamos.

Capítulo 24: Now or Never.

Opening voiceover:

Doctors spend a lot of time focused on the future, planning it, working toward it. But at some point you start to realize your life is happening now. Not after med school, not after residency, right now. This is it. It's here. Blink and you'll miss it.

Traducción:

Los médicos pasan mucho tiempo concentrándose en el futuro, planeándolo, trabajando por él. Pero en algún momento empiezas a darte cuenta que tu vida es ahora. No después de la Escuela de Medicina, no después de ser residente: En este momento. Esto es todo. Está aquí. Parpadeas y te lo pierdes.

Closing Voiceover:

"Did you say it? 'I love you. I don't ever want to live without you. You changed my life.' Did you say it? Make a plan. Set a goal. Work toward it, but every now and then, look around; Drink it in 'cause this is it. It might all be gone tomorrow."

Traducción:

¿Lo dijiste? Te quiero. No quiero vivir sin ti jamás. Tú cambiaste mi vida. ¿Lo dijiste? Haz un plan. Ponte una meta. Trabaja en pro de ella, pero de vez en cuando mira a tu alrededor; aprovéchalo, porque de eso se trata. Quizás mañana todo se haya ido.

Así fue como pasé la madrugada en vela, con un tema en la cabeza y en el pecho que me impidió dormir mucho más que el dolor de espalda. Lloré cual Magdalena con los últimos tres capítulos por el drama de personajes ficticios. Pero fue más doloroso llorar en mi realidad por personajes de carne y hueso que estuvieron a mí alrededor y sobre todo, muy cerca de gente que quiero.

Odio la frase del pésame, sólo quiero decir que lo siento mucho a los amigos y familiares de las víctimas. Pido una oración por ellos y para que sus familiares encuentren paz.

Señores: It's now or never, como canta Bon Jovi. Es ahora o nunca, so drink it in!

Abby, this is specially for you.I feel your pain and I'm with you. TE QUIERO.

360 x 2 = ???

Por más increíble que parezca, ¡es difícil para mí sacar esta cuenta!