martes, 19 de octubre de 2010

Love at First Sight

Yo te amé siempre, incluso antes de conocerte. Ahora que te conozco puedo dimensionar este sentimiento de una manera más clara y tangible. Me atrevo a decir que hicimos la conexión más intensa que he sentido en mi vida.

Desde el primer momento –aun en la oscuridad- quedé deslumbrada y sin saber cómo reaccionar. Probablemente esperabas que actuara distinto: no te vi fijamente, vi todo a tu alrededor; no sentí tu perfume, pero mezclé todos tus olores, desde la transpiración hasta la fragancia; Te toqué, eso sí, te toqué.

El encuentro fue un momento prolongado de felicidad de la más sencilla. De esa que no tiene picos, de la que solamente se extiende, te llena y no caduca. Justo en ese estado me quiero quedar, quiero vivir así. We are just meant to be.

Sí, sé que suena intenso, súbito, poco racional… pero yo soy toda corazón y tú me tocas cada fibra. Tú eres pura pasión e inteligencia y con eso no necesito más, para mí eres la perfección. Contigo podría ser lo que quiero, desnudar las ganas contenidas y salir ganando porque me abrazarías sin dejarme ir.

Yo te voy a querer para siempre así esté lejos. Te voy a amar aun si me vuelvo a enamorar y estoy segura de que nos volveremos a ver. New York City, fue todo un placer.