domingo, 31 de julio de 2011

Los 26 Ni-Ni


Las últimas dos semanas he tenido una sensación de "no-me-jallo" sin fundamento. Repasé mentalmente una y otra vez qué podía estarme causando ese malestar, pero la verdad no encontré ninguna razón.

Hace dos años aproximadamente, mi psicóloga en Caracas me decía que yo no estaba mal del coco, sino que tenía razones válidas para estar triste, "Preocúpate cuando te deprimas y no existan razones…"me dijo. Fue inevitable acordarme de ella durante estos días.

Sin embargo, como dije al principio, no es una depresión, es un "no-me-jallo" tal cual. Entonces, empecé a enfermarme de un dedo (es en serio), me dio tos, me sentí embarazada…apelé por mi fiel característica de hipocondríaca para justificar lo que estaba sintiendo; ni siquiera yo misma me soportaba.

Sí, mi novio tiene bastante paciencia.

Sin embargo, esta semana descubrí el factor responsable de mi sube y baja de emociones: mañana, 2 de agosto, cumplo años.

No quiero sonar a EMO, pero la verdad es que nunca me ha gustado mucho el día de mi cumpleaños. La mayoría de las veces, no he hecho nada especial. Aunque parezca mentira, no me gusta ser el centro de atención. Eso de que todo el mundo cante alrededor de la torta, digan mi nombre en coro y yo tener que esperar sin saber qué cara poner, si cantar, reírme o posar para la foto…nunca me ha gustado. Tampoco me gusta ese estrés de saber si pico una torta, si hago una fiesta, si vamos a salir y el coordinar la logística con 10 grupos distintos que, con suerte, se agraden entre ellos. Son chéveres los regalos y la gente que se acuerda de mí (era más genuino antes de Facebook, claro) pero de resto, prefiero no hacer gran cosa.

Son 26 años. Ya no hay torta en la que quepan tantas velas. Estoy un poco confundida, esta es la edad ni-ni. No sé si el sentimiento de que sigo siendo joven es real o ya estoy haciendo el ridículo. La semana pasada tuve la siguiente conversación vía BB con mi "primito" que se acaba de graduar de bachiller:

MdlA.-: ¡Felicitaciones! ¿Qué vas a hacer ahora con tu vida?
Primito: Ahorita estoy en el limbo, pero voy a estudiar Ciencias Fiscales.
MdlA.-: Ahh…pero, ¿por qué en el limbo? ¿No te convence mucho esa carrera?
Primito: No, China. Limbo = Vacaciones. Empiezo luego la uni.
MdlA.-: Ahh, ok ok! ¡Qué tonta!
Primito: Tonta no…ya estás vieja.

El coñísimo de su madre.

Yo sé de tecnología, uso iPad y iPod Touch, me sé todas las canciones de la radio, mi iPod es la verga, uso Twitter, tengo un Blog, me meto en FB, ya diseñé mi tatuaje y voy al techo del continente a imprimírmelo en la piel, ya no rumbeo como antes…pero es que esto no te es Caracas, no uso ropa de gente grande/seria ni para la oficina. Nada de eso cuenta, lo que cuenta son los 26 y quizás el recuerdo de que mi ex me decía que al cumplirlos me dejaría por una de 20, por aquello de que a los viejos le gustan las carajitas y tal. Gracias a Dios me dejó antes. La moraleja es que cuando no entiendas "la jerga" de las nuevas generaciones, estás jodido. Me da miedo convertirme en una mamá y usar palabras/expresiones como "Disc Jockey" "Se estaban jamoneando" o "Wamsuta".

Nunca me ha aterrado el tema de la edad. La verdad, muchas veces me han calculado más años de los que tengo y no me friquea para nada. Quizás hay 26 razones o más de por qué a esta edad empecé a pensar en eso, por ejemplo, darme cuenta que tengo 9 años de graduada del colegio y 9 años fumando, que hace 8 años me puse silicón, 4 años de egresada de la universidad y 3 años trabajando para la misma compañía…ya son cifras mayores. Cuando escuchaba a "la gente grande" decir "tengo como 10 años que no veo a fulano" me parecían como dinosaurios y pensaba que hace tantos años yo no había nacido o mínimo no tenía memoria…pues en estos 26 ni-ni, ufff, te rinde para sacar esas cuentas.

Al final, creo que la ansiedad era mayor que la preocupación del número ni-ni. Definitivamente, este es mi momento y lo único que lo haría inmejorable, sería tener a mi gente cerca.

Cheers!

miércoles, 27 de julio de 2011

Back to Basics


Mi abuelo tiene una imprenta, por lo cual de niña yo tenía acceso a montones de resmas de papel. Gran parte de mi infancia la pasé matando árboles entre dibujos en Prisma Color y tempera, hasta escribir cuentos y diarios que siempre pedía empastar cuando ya alcanzaba cierta cantidad. Creo que mis papás nunca le pararon y los metían en muchas carpetas que se apilaban en los archivos del cuarto de estudio.

A los 6 años, una tía que me paró un poco más, se dio cuenta de mi inclinación a escribir y me regaló una máquina de escribir viejita, de esas en la que le das durísimo a las teclas para que se marque la letrica cursiva en el papel (en tinta negra o roja) y que con suerte, no se te quedaba pegada la palanquita. En ese caso ya había que meter el dedo para bajarla y seguir escribiendo. En ella empecé a transcribir todos los cuentos y escritos que tenía desde más o menos los 3 años, cuando empecé a leer y escribir.

Luego de aguantar muchos quejidos, mi mamá se apiadó de mí y me regaló una máquina de escribir Panasonic súper fina, en la que escribía en una pantallita y, si todo estaba bien, le dabas Enter y se imprimía en el papel. Era un tripeo, lo más parecido a los Supersónicos que había tenido hasta el momento para poder escribir. Justo cuando terminé la ardua tarea de re-transcribir todos los "papiros" con errores y borrosos de mi antigua maquinita, descubrí el juguete preferido de una niña nerd, como siempre lo fui.

Mi papa hace programas de computadoras. Todo el día se la pasa pegado a una por lo que básicamente a mi me amamantó una 286 y me crió un Pentium 4. En mi casa siempre hubo computadoras como hay televisores en los cuartos. Sabía repotenciar mi máquina yo solita (desatornillar la carcasa del CPU, cambiando tarjeta madre, memoria virtual y todo), me movía como pez en el agua por el MS-DOS, me sabía todos los shortcuts y comandos de ese mundo negro y sin mouse, tipo ("dir/w" "cd" "cls" "cd.." "format" "deltree/Y" etc) y una que otra cosita me quedó de ver a mi papá programando. Además, te jugaba Cats, Another World, Winter Games, Prince of Persia y un pocotón más que no recuerdo. Pero mi amor por la PC surgió realmente cuando mi papá me instaló el WordStar, versión para el DOS.

En ese programita de pantalla negra y azul pude transcribir y escribir millones de cosas que, hoy en día se perdieron entre tantas mudanzas. De ahí en adelante, la PC –con todos sus avances- ha sido la principal herramienta que he utilizado para "escribir".

Siempre he dicho que no hay nada mejor que oler un libro antes de empezarlo a leer; un libro de la vida real con portada y páginas de papel. Cada libro para mí tiene su propio olor…así como los ex-novios, pues. El Kindle es maravilloso, pero para una persona como yo…nunca sustituirá al papel ni mi ritual para leer de la época de las cavernas: Oler el papel, improvisar marca libros (desde un pedazo de papel toilet que juro que he usado, hasta los diseños más fancy que mis amigos me regalan), abrazarlos mientras duermo, llevarlos hasta para la oficina o para misa donde sé que no voy a poder leer, etc.

En el caso de escribir, creo que el basamento primitivo es bastante parecido. La PC es una maravilla sobre todo por la agilidad al escribir y lo fácil de compartir la información. El tiempo, en estos días, es más valioso que nada. Sin embargo, we can go back to basics some way. Hace muchos años, conocí a un amigo que me presentó la primera Moleskine que vi en mi vida. Yo quedé enamorada de este cuadernito y él me regaló uno. Ahí empecé a tener la manía de cargarlo siempre encima y anotar todas mis ideas…hasta que se me perdió. Conseguí años más tarde algo semi-parecido que es lo que he usado los últimos años para plasmar siempre ideas, palabras, pensamientos que me hacen desencadenar Post, libros, artículos, poemas, capítulos en mi PC.

Hace unos días, mi novio me regaló una nueva colección de Moleskines con el objetivo de volver a lo básico. Para plasmar de mi puño y letra todas las ideas que vengan a mi cabeza y, sobre cualquier superficie, continuar escribiendo. Para que nunca deje de escribir. Entre todas las cosas que me pudo dar –incluyendo mi regalo de cumpleaños adelantado- esto, por su significado fue lo mejor.

Thanks for supporting and encouraging me to get back to basics, to keep the flame alive.

lunes, 25 de julio de 2011

Caracas Te Quiero. Vivirte Sin Miedos.


Me enamoré muy rápido. Aunque me propuse explorarla más de lo que al final la exploré, fue suficiente para mí. De volver a mi patria, volvería a vivir a los pies del Ávila.

Hoy, como cada día de mi vida, te tengo muy presente. Tienes mi corazón por una época cumbre y mi alma en tu magia.

Felicidades en tus 444 años. Tus achaques de vieja –hampa, suciedad, tráfico y caos- no te quitan el encanto. Por más magullada que estés, siempre te queda tu gente, tu clima y tu cerro…ya no te falta más.

Caracas es Caracas y lo demás es…puro extrañarla.

viernes, 22 de julio de 2011

La Vinotinto


Que más nunca un venezolano se ponga la camiseta de otro equipo, porque ya demostramos que tenemos uno propio. No cualquiera, no. La Vinotinto.
La verdad, ya he perdido el impulso de todo lo que quería decir sobre esta experiencia, porque me dejé enfriar. Pueden leer mi TL de Twitter @mdla00 para que entiendan el roller coaster de emociones que viví durante el último partido. Ciertamente, hoy me sigo recuperando del #GuayaboVinotinto.
La euforia futbolística nos hizo –como país- hacer grandes cosas: dejamos de hablar de Chávez, la gente se unió, no se habló de Chávez, hubo una alegría para una nación que sólo oye malas noticias; construimos de cero –sin herencia y autodidácticamente- nuestra pasión vinotinto; olvidamos "al paciente". Ver a un equipo tan crecido y sentir por primera vez desbordarse la pasión por el futbol con una camiseta propia y el sentimiento patriótico que venía arrastrado, fue lo mejor que en por lo menos 12 años le ha pasado a este país.
Queda tristeza…pero también queda la esperanza de lo que podemos ser. Queda esta sensación de "Sí-Se-Puede" como país y como equipo, que nos debe durar hasta el 2012 y 2014, respectivamente.
Gracias Vinotinto por las alegrías concedidas. Un país vuelto yuca, grita unido y en coro tu nombre.

martes, 19 de julio de 2011

Missing You

...is the combination of the toughest reality and the sweetest dream; of the harsh present and the daydream future; of the killing pain and the savior relief; of the words "can't" and "wait".
It's to value your absence as much as your presence and play games with my memory to project you, remind you, draw your lines back in bed; it's putting my hopes on a clock that just moves its hands with my sighs. It's living in the middle of a limbo of what it was and what it will be...until the very moment you come back.
Come back. I miss you.