viernes, 23 de marzo de 2012

De Cómo la Mierda no Discrimina entre Chavistas u Opositores

Lo que les voy a contar lo viví el día de hoy, se los traigo calientito porque es uno de los mejores ejemplos que pone al mismo nivel a un chavista y a un opositor cualquiera. Un caso de la vida real que se da en el día a día y me hace concluir que son plastas hechas del mismo mojón.

Más de cien personas madrugamos en la Embajada de Venezuela para inscribirnos en el REP y así poder ejercer nuestro derecho al voto en Panamá. La mitad de las personas presentes ya habían madrugado viernes y lunes pasado para intentar en vano hacer un trámite de extrema sencillez, sometidos a un sistema mediocre e ineficiente.

No quiero hacer una reseña de las penurias que se pasan durante la espera, las cuales son muchísimas. Quiero resaltar sólo una de ellas: el mal trato que el único funcionario público que se le ve la cara en la embajada –que no es lo mismo que la de- brinda a todos los venezolanos que ahí acuden. No importa edad, sexo, ni condición, este señor es un grosero y un déspota con todos y cada uno de nosotros.

Sale a “cumplir su labor” sólo cuando le da la gana, no da información clara o precisa, se guinda a pelear de tú a tú con todo aquél que le revira, se toma un tiempo impresionante para cualquier acción: llamar nombres de la lista, caminar de un lugar a otro, empezar un discurso cuando tiene a la gente en espera, etc. También hace lo mismo que el presidente de la República: da respuestas incoherentes y totalmente fuera de contexto a todas las preguntas que se le hacen. Plan evasión. Me parece que en conjunto es una actitud aprendida del régimen; posiblemente sean entrenados para eso así como un equipo de ventas o un negociador de compras de cualquier compañía. Su objetivo es causar indignación y humillar lo más que se pueda a todos aquellos que sabe, no apoyan sus ideales. Es un abuso de poder inexplicable, una arrogancia indescriptible. Es de esa clase de gente que es capaz de responder “No estoy autorizado para dar esa información” cuando le preguntan su nombre. Sí, eso pasó. Por ahora,lo llamaré ente. “Ente”

Una audiencia en su mayoría (o totalidad) opositora, soporta indignada esto y más. Pero todos tenemos un firme propósito: inscribirnos y votar.

Sin explicar mucho el sistema –el cual nadie aun entiende del todo, pues las directrices cambian cada vez que sale el Ente- decidieron hacer llamado del último grupo a pasar en el día, compuesto por personas que acudieron la jornada anterior (el día lunes). Hacen una fila frente al edificio a esperar que el Ente los suba a las oficinas, para que sigan esperando, siendo maltratados, víctimas del sistema…pero salir finalmente inscritos. Antes de que el Ente vuelva a internarse en su cueva bolivariana, la multitud lo detiene y le exige que por favor pase la lista de aquellos que quedaremos pendientes para el próximo turno del día lunes y así "garantizar" nuestro puesto. Este señor acepta,molesto, pero empieza a complacer el deseo popular. No lleva 3 minutos pasando lista cuando los imbéciles que hacen fila para subir y ser atendidos, empiezan a protestar antIe él pidiéndole que los suba y que deje de hacer lo que sea que está haciendo. Sí, así son los venezolanos.

A la gente que hace 5 minutos estaba en la misma situación de angustia que todos los que esperábamos escuchar ahora nuestro nombre de la boca fétida del Ente, le supo a mierda qué pasaría después de su turno, ellos sólo querían pasar. La cuerda de idiotas que hablan de “Unidad”  le echan mierda a quien sea cuando se ven cerca de lograr su objetivo. Esa actitud de yo-estoy-bien-jódete-tú es lo que montó a un simio en el trono, dándole al jodido en la tecla. El egoísmo del pueblo no se va a acabar si gana Capriles, porque el problema de Venezuela no es sólo Chavez, es SU GENTE, chavistas o no. 

¿Quién es peor? ¿El ente chavista o los egoístas de la fila?  Señores, los dos son la misma mierda pasada por distintos coladores.

martes, 20 de marzo de 2012

Usted no es el Único Freak

El que se ríe solo…de sus picardías se acuerda.
El que grita solo…de sus cagadas y de vergüenza.
Proverbio de la China.

“Mami” es mi amiga. De esas amigas a las que ya no tienes más nada qué contarle porque ya han hablado de sus vidas, de sus ex, de los chismes –vigentes o no- sobrias y borrachas. Básicamente no hay mucho más qué decir sino hablar huevonada de la buena. Nuestras conversaciones últimamente se han basado en lo que nos gusta llamar “análisis” cuando no es más que la misma habladera de pendejadas pero tirándonosla de profundas para escuchar algo diferente, por lo cual es bastante normal que mantengamos conversaciones como esta:
Mami: Bueno, China, pero ya no analicemos más esta-vaina porque ya sabemos esto-esto-y-lo-otro. Mejor analicemos esta-otra. ¡Chama me dejó loca!
MdlA.-: Mami, yo ya te dije que tal-vaina. Lo que yo creo es que fulano se hace el loco. Yo al principio no dije nada porque bueee…tú sabes cómo es.
Mami: Sí, ¿qué tal esa-vaina? Lo que uno tiene que ver en esta vida, mana.

Cuando ya todas-esas-vainas están demasiado repetidas, entonces siempre está la opción de pelear. Eso quiere decir la opción de que yo me arreche por cualquier vaina ilógica, para ponerle drama/sabor a la cuestión.

Mami:
No, mejor no te digo nada porque tú eres una rata pelúa y te vas a burlar.
MdlA.-: ¿una RATA PELÚA? ¡Qué bolas tienes tú! Después de toda-esta-vaina me sales con esta-otra-vaina. ¡Tú si eres bien arrecha!
Mami: Arréchate todo lo que tú quieras, mijita. Pero eso es así ¿Acaso yo soy la única no-sé-qué-vaina? Noooo, ¿Qué fue, puej? Además, deja la insultadera.
MdlA.-: Es verdad, mami. Perdón, Tú no eres así, sólo estoy susceptible porque ya me va a venir...
Mami: ¡Ay sí, China! Te pones como loca. Respira profundo. Voy a trotar, te quiero.
MdlA.-: Te quiero, hablamos ahora.

No, no nos tienen que mandar a buscar oficio: las dos tenemos ocupaciones varias. Léase trabajo, novio, casa, trabajo, hobbies, casa y más trabajo.

¿Han escuchado aquello de que “la confianza da asco”? Bueno, casi literalmente en nuestro caso es así. Ya no hay filtro para decir cualquier cosa que nos pase por la mente. Sea el impulso que sea.

Ayer pasó algo que ha roto la rutina de esta relación. Justo cuando quedan tan pocas cosas por saber de nosotras que es mejor dejarlo así…”pa’ que no haiga peo” ocurre lo siguiente: Un día de semana cualquiera vamos a almorzar juntas, como es tan tradicional. De repente, mientras Mami abre su vianda de comida pega un grito –¡aaAAAAaa!

Léanse las minúsculas como tonos bajos y las mayúsculas como tonos altos y más agudos. Donde hay 2 a, hágalo corto. Donde hay 4 A hágalo más largo. La duración total del grito puede variar de un segundo a muchos más, según la intensidad de la razón (lo cual explicaré más adelante)

Si se sintió como un estúpido reproduciendo este sonido mientras leía, dé gracias a Dios que no lo hace por la razón.

Subo la mirada y veo a Mami ahí, sonriendo nerviosa como si nada y agitando la cabeza de un lado a otro. Como quien recuerda una picardía pues…

Los siguientes 5 pensamientos pasaron por mi mente en una fracción de segundo:
  1. Hay un pelo en la comida
  2. Se manchó la ropa.
  3. No gritó, sólo lo imaginé.
  4. …no, no puede ser eso.
  5. ¿Será eso?...no. Imposible. Yo soy la única freak que lo hace. Será que, será que…será que ¿SE ACORDÓ DE ALGO QUE LE DIO PENA?
Antes de que yo pudiera reaccionar (Repito, los 5 pensamientos fueron en una fracción de segundo) ella solita levanta su cabeza y dice –No nada…me acordé de algo. Vuelve a bajar su mirada y sigue removiendo su arroz con el tenedor, mientras mantiene su risita nerviosa y mueve la cabeza de un lado a otro.

MdlA.-: ¡DE ALGO QUE TE DIO PENA!

Su cara de ¡bingo!, mi cara de hallazgo y la carcajada posterior, fueron épicas. Entre lágrimas de risa, le trataba de decir “yo…yo…yyyyyyo creía que era la única friiiik ik ik ik…que hacía eeeeesooo oj oj oj” Mientras ella lo único que podía hacer era mover la cabeza afirmando y cagada de la risa.
A ver ¿Cuántos de Uds., son unos freak? ¿Cuántos pegan gritos cuando se acuerdan de aquella cagada que pusieron, de aquel momento embarazoso? ¿Quién no pega su gritico cuando se acuerda del mensaje que mandó borracho, de la mentira que le cacharon, del e-mail equivocado…a la persona equivocada e implicada, el comentario imprudente frente al gordito, el chiste racista frente al colombiano/negro/chino, en fin…de cualquiera de esas cagadas que nos hacen pasar vergüenza?

A esto se le llama “La razón del grito”. Ahora bien, cuando la intensidad del grito llega al tope, cuando ya Ud., no lo puede prolongar ni agudizar más...ha llegado al próximo nivel. Es aquí cuando se pone a cantar disparates a diferentes tonos y termina la melodía con un movimiento de cabeza brusco, como si eso lograra sacudir aquel bendito recuerdo.

Sí, amigo lector…usted no es el único Freak. Todos pertenecemos a la comunidad del grito. 

Funny Thanks Ecard: Thanks for yelling the right name during sex. 
P.S: Hablando de gritos, si lo que en la imagen agradecen no se cumple...Usted pegará el GRITO de su vida y reventará tímpanos a 18 km a la redonda, cada vez que lo recuerde. Siempre y cuando quede vivo.